Salir

salirRomperse las costillas en momentos significativos de la propia vida.

Y que además (esto creo que no está en la obra) ese dolor te permita crear, que esa marca se convierta, de este modo, en un símbolo sobre la creación, me parece desde el saque un acierto.

Es obvio que el teatro tiene un lenguaje propio, por eso he disfrutado el modo como el director ha distribuido a sus personajes. No resulta necesario moverse demasiado para crear tensiones. Basta el drama, los diálogos, los recuerdos.

Esta frase me pareció medular dentro y fuera de la ficción: La familia no es solamente lazos de sangre, sino lazos de lealtad.

Lo espacial entra aquí en juego.

Cinco sillas dispuestas frente al público. Cuatro personajes rodean al escritor. Doctora y enfermero. Mejor amigo y mejor amiga (luego esposa). Los doctores juegan también a ser Papá y mamá. Saltos espaciales y temporales, solo marcados por las actitudes de los actores. En un 98% de los diálogos, los actores no se miran, sino que miran hacia el público (¿su conciencia?). Entonces ¿dialogan? ¿Realmente hablan? Una suerte de voz ultrahumana expresa las marcas de la creación artística, del drama. Suerte de resquicios del bosquejo que llevó al ¿autor? ¿a Dios? a revelar sus marcas.

El final es incierto. Realmente el escritor dentro de la ficción y el autor fuera de ellos no sabe cerrar su obra de modo significativo. Sin embargo, es una obra recomendable. Bien Carlos Mesta, siempre me pareció sobreactuado en las novelas de Michel Gómez, pero en la obra está genial, pausado, ensimismado, niño, enfermo terminal… Bien ahí Amaru. ¡Felicidades!

En Salir se nos presenta a Alonso, un famoso escritor que, desde niño, siempre se rompe las mismas costillas. Pero la vida le ha permitido salir. Esta vez es diferente, esta vez hay algo más. Obligado a tomarse una pausa, entre un enfermero y una doctora, recibe las visitas que hace tiempo esperaba: sus amigos, el recuerdo de sus padres, la vida y el amor, sobre todo el amor.

Anuncios

Acerca de Franco Cavagnaro Farfán

Novelista. He escrito la novela Huaquero http://bit.ly/1Y0CSxt y Me he puesto el traje aquel http://bit.ly/1Q2IpU3 Ambas ficciones forman mi Díptico del pasado.
Esta entrada fue publicada en Libros, cine y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s