Los malos entendidos: Carta a una sombra

Héctor Abad Gómez, presidente del comité de Derechos Humanos. Archivo Fotográfico CIP

Héctor Abad Gómez, presidente del comité de Derechos Humanos. Archivo Fotográfico CIP

¿Son solo malos entendidos? ¿Por qué la comunicación (o la incomunicación) y el silencio generan tantos malos entendidos? ¿Es esa soberbia de creer que sabes?

Recuerdo esta reflexión de Philip Roth en su novela La mancha humana

Porque no lo sabemos, ¿no es cierto? Todo el mundo sabe… ¿Cómo saber lo que sucede tal como sucede? ¿Lo que subyace en la anarquía de la sucesión de acontecimientos, las incertidumbres, los contratiempos, la desunión, las espantosas irregularidades que definen los asuntos humanos? “Todo el mundo sabe” es la invocación del cliché y el comienzo de la trivialización de la experiencia, y lo que resulta tan insufrible es la solemnidad y la sensación de autoridad que tiene la gente al expresarlo. Lo que sabemos es que, si hacemos abstracción de los clichés, nadie sabe nada. No es posible saber nada. No sabes realmente las cosas que sabes. Todo lo que no sabemos es asombroso, e incluso lo es más aquello que pasa por saber.

Este es un documental familiar.

Un doctor en prevención que no puede prevenir su propio asesinato.

Un libro (de Héctor Abad Faciolince) que rastrea un poema de Jorge Luis Borges

el olvido abad

Ya somos el olvido que seremos.
El polvo elemental que nos ignora
y que fue el rojo Adán y que es ahora
todos los hombres y los que seremos.

Ya somos en la tumba las dos fechas
del principio y el fin, la caja,
la obscena corrupción y la mortaja,
los ritos de la muerte y las endechas.

No soy el insensato que se aferra
al mágico sonido de su nombre;
pienso con esperanza en aquel hombre
que no sabrá quien fui sobre la tierra.

Bajo el indiferente azul del cielo,
esta meditación es un consuelo.

Pero también es un documental sobre un hombre que es mal entendido por su comunidad.

Además es un documental sobre el padre de un escritor, hecho por la hija del escritor. Es adicionalmente una historia sobre la violencia en Colombia en los 80, en Antioquia, Medellín. Pero no es la historia de violencia y muerte producida por sicarios y narcos, ésta es la historia de quienes (madre y hermanos en una sobremesa, reclaman la autoría de los paramilitares colombianos, las cosas malas que dicen sobre un “hombre bueno”, tal y como lo dicen esposa e hijos) en los altos círculos del poder, comentan quiénes son incómodos, y, según sus propias palabras, otros escuchan y deciden de motu propio eliminar a esos personajes incómodos, desaparecerlos.

Sin embargo, sigue siendo la historia de un mal entendido.

El doctor de prevención que visita los barrios más pobres de Colombia y decide hacerlo con su futuro hijo escritor (aún un niño), quien lo acompaña para ser la medida promedio de niños desnutridos y mal desarrollados. Luego se enfrenta a la incomprensión de quienes lo tachan de comunista, de rojo, en una ciudad conservadora, una ciudad llena de curas (como solía decir su abuelo), conservadores y militares y paramilitares, que no entienden que para hacer propuestas en prevención y salud pública, se debe hacer crítica social acerca de lo que se hace mal.

Las contradicciones: una esposa cuyo padre adoptivo era el tío arzobispo y el “comunista” (el esposo) de quien se pedía fuera destituido de la cátedra en la universidad por ser una mala influencia para los jóvenes (emitido el escarnio en la radio). El doctor debe salir de Colombia y vivir en el extranjero (algunos años antes de la violencia de los años 80).

De ahí la nueva comunicación a través del casete, de los audios que grababa para sus hijos y esposa y que muchos años después vuelven a escuchar (en la mesa familiar) y asoman las lágrimas del recuerdo (otra vez) aún viva la presencia de esa sombra. Luego el retiro de la cátedra que enseñaba en Medellín. Entonces se convierte en activista de los DDHH. Luego la muerte.

Salto narrativo en el pasado (este es un salto mío, que no del documental): Héctor Abad Faciolince cabalga por el pueblo de sus antepasados. Rememora al padre y sus diálogos (platónicos, Bertrand Russell, el abuelo), se dirige hacia la plaza, pasa frente al cementerio, un gran mausoleo. Abad dice: aquí están mis antepasados. Mi abuelo está ahí, fue excomulgado por entrar a la iglesia a caballo. (Risas en el público). Héctor Abad el escritor, se acerca a la iglesia. Luce desierta. Es de mañana. Se detiene en la entrada. Desciende. (No se atreverá, piensa el público). Ingresa con el caballo, llevado de la brida. (Sorpresa. Garraspeo. Incomodidad. Alguien sale de la sala).

¿Es este un mal entendido?

‘Carta a una sombra’, relato de la vida y muerte de Héctor Abad Gómez. Ganadora del Premio del Jurado al mejor documental. Directores: Daniela Abad y Miguel Salazar.

Anuncios

Acerca de Franco Cavagnaro Farfán

Novelista. He escrito la novela Huaquero http://bit.ly/1Y0CSxt y Me he puesto el traje aquel http://bit.ly/1Q2IpU3 Ambas ficciones forman mi Díptico del pasado.
Esta entrada fue publicada en Cine, Libros y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s