Las hordas bárbaras del ADN

vlcsnap-2013-07-30-07h42m55s190

XXVII

Then out spake brave Horatius,

The Captain of the Gate:

“To every man upon this earth

Death cometh soon or late.

And how can man die better

Than facing fearful odds,

For the ashes of his fathers,

And the temples of his gods,

Excelente. Ese texto pertenece a Thomas Babbington Macaulay, de su libro LAYS OF ANCIENT ROME, cuyo ficcional tiempo de hechura está situado al inicio del libro: A Lay Made About the Year of the City CCCLX. Este libro es leído con mucha atención por Tom Cruise en el film Oblivion (2013) de Joseph Kosinski.

A mi modo de ver, Oblivion demuestra el cansancio y la repetición de todo lo que se produce últimamente en el cine. Una suerte de aliento exhausto que el propio film recrea. En este caso encuentro las semejanzas y diferencias con The Moon (2009) de Duncan Jones y otras ficciones más de la que es deudora a nivel visual y temático.

:)

:P

En principio la trama gira en torno a la clonación. ¿De quién es la identidad final? ¿A quién le pertenece? Un engaño, una historia falsificada, la búsqueda de energía limpia en un planeta que ya está exhausto, casi muerto. Dos encargados de llevarla a buen puerto. La diferencia en Oblivion es que en algún momento, Cruise entra en una suerte de escondrijo, que es en realidad un biblioteca abandonada. Encuentra un libro (el de Thomas Babbington Macaulay).

El libro lo sacude.

Luego, el personaje revela un refugio donde guarda sus tesoros más preciados: libros, buena música, videos, una pelota para lanzar, una gorra raída, un atisbo de arte clásico. Descubre después que es un clon y que como él hay otros más que se dedican a hacer lo mismo. Ninguno lo sabe, todos creen tener identidad pero en verdad ninguno la tiene. Son un producto repititivo que realiza la misma sosa actividad, pero de algún modo saben que existe un refugio al cual regresar para encontrar quiénes son (o debería decir “quiénes eran”) y dónde atesorar lo que de real tiene la vida. Un ambiente natural rodeado de cosas que le otorgan esa identidad perdida para oponerla a esa identidad clonada, corporativa, falsificada.

moon

Sabido esto, volvamos al texto que encuentra Cruise Clon:

En la edición de Lays of the ancient Rome (1842) que descargué, hay un texto introductorio muy bueno de Jim Manis, editor y miembro del English Department of The Pennsylvania State University, el cual nos alumbra, no sé si consciente o inconscientemente, sobre Oblivion, la memoria, el olvido y la identidad de los hombres de la segunda década del siglo XXI.

Temas: La muerte de una civilización, su recuerdo, el olvido y los cantos metrados que tratan de resucitar esa civilización.

Si Roma fue la inspiración y la base para nuestra civilización, de algún modo el film, como el libro dentro del film, parecen hablarnos de lo que está ocurriendo con nuestra propia civilización.

La pregunta que me planteo a partir de estos presupuestos es: ¿qué pasaría con nuestra historia, la historia de esta civilización? ¿Permanecerá intacta, su recuerdo no será incinerado por el sano olvido, sino que se mantendrá como Horatius, en la boca de un puente, defendiendo con gloria, los templos de sus dioses, las cenizas de sus abuelos y padres, a sus esposas y doncellas, y el olvido no podrá cubrir con su reconfortante manto nuestro pasado, pues de algún modo su almacenamiento industrial no nos permitirá olvidar?

Roma no dejó registros de su existencia hasta las Guerras Púnicas, y parte de su memoria está olvidada, recogida y falsificada por copistas en crónicas, su verdadera historia permanece saqueada y cubierta en el olvido. ¿Quienes se encargaron de depurar la memoria romana? Los bárbaros336 años después de fundada Roma, la Roma eterna, ya no quedaba rastro de nada. Por lo menos a nivel escritural. Ciento cincuenta años después se recopila algo que podría reconstruir parte de esa destrucción. Trayendo a la luz lo que el fuego y la insania habían desaparecido. Por otro lado, la mayoría de los letrados de la época imperial de Augusto, tampoco poseyeron registros de la fundación de su ciudad. Así que la inventaron.

oblivion-universal05 olga kurylenko ju rusakova tom cruise sleep pod

It is certain, therefore, that the great Latin writers of the Augustan age did not possess those materials, without which a trustworthy account of the infancy of the republic could not possibly be framed. Those writers own, indeed, that the chronicles to which they had access were filled with battles that were never fought, and Consuls that were never inaugurated; and we have abundant proof that, in these chronicles, events of the greatest importance, such as the issue of the war with Porsena and the issue of the war with Brennus, were grossly misrepresented.

Sin la presencia de registros directos que documenten hechos acaecidos, se recurrió a las crónicas, documentos que por no ser directos, y deformados en el tiempo, representan mal los hechos acaecidos. Sin embargo, sigue siendo una suerte de puesta en valor de algo que se pensaba olvidado. La literatura latina que ha llegado hasta nosotros es de fecha posterior a la de las Guerras Púnicas y todos los registros están hechos a la luz de los modelos griegos. ¿Hubo entonces una poesía, un estilo realmente latino? 

That literature abounded with metrical romances, such as are found in every country where there is much curiosity and intelligence, but little reading and writing. All human beings, not utterly savage, long for some information about past times, and are delighted by narratives which present pictures to the eye of the mind. But it is only in very enlightened communities that books are readily accessible. Metrical composition, therefore, which, in a highly civilized nation, is a mere luxury, is, in nations imperfectly civilized, almost a necessary of life, and is valued less on account of the pleasure which it gives to the ear, than on account of the help which it gives to the memory. A man who can invent or embellish an interesting story, and put it into a form which others may easily retain in their recollection, will always be highly esteemed by a people eager for amusement and information, but destitute of libraries.

Todas las civilizaciones intentan de algún modo u otro recordar el pasado para explicarse a sí mismas. La composición métrica en las altas civilizaciones y las altas culturas es un elemento de lujo y prestigio, pero las que no alcanzan tal grado, más que placer y lujo, se trata de sobrevivencia y memoria otorgados por la repetición. Bello. Y ése es el origen de la forma más elemental: la balada. Una suerte de progreso hacia el refinamiento. Todas las altas culturas occidentales y no, han expresado sus triunfos a través de la balada. Manis incluso nos habla de los Incas (?):

We learn from Herrera that, when a Peruvian Inca died, men of skill were appointed to celebrate him in verses, which all the people learned by heart, and sang in public on days of festival.

Ok. Y luego puntualiza, sin embargo que las baladas romanas no se conservaron, sino solo las crónicas imperfectas.:

As it is agreeable to general experience that, at a certain stage in the progress of society, ballad-poetry should flourish, so is it also agreeable to general experience that, at a subsequent stage in the progress of society, ballad-poetry should be undervalued and neglected. Knowledge advances; manners change; great foreign models of composition are studied and imitated. The phraseology of the old minstrels becomes obsolete. Their versification, which, having received its laws only from the ear, abounds in irregularities, seems licentious and uncouth.

414px-HoratiusJRWeguelin1879

Lo que Thomas Macaulay hizo en sus Lays fue recrear las baladas. Thomas Macaulay resucitó en pleno siglo XIX mientras hacía diplomacia en la India algo que estaba olvidado. Lejos en el tiempo y el espacio de Roma (y además de Londres). Aunque en verdad esta moda neoclásica sea una suerte de casualidad impuesta por la historia, ¿es lícita su intención?

Y si retomamos nuestra pregunta inicial: ahora en plena segunda década del siglo XXI ¿nos está permitido olvidar? O estamos predispuestos ya a vivir en un presente irremediable y clonado. ¿Es necesario el olvido? ¿Hay una suerte de higiene mental en olvidar? Qué pasaría si esto ya no fuera posible, y no se nos permitiera el olvido, y todo el registro colectivo de la Gran Memoria se guardara en almacenes mentales informativos como Google, ¿somos conscientes de la inmensa novedad de que una civilización cuente con el registro de casi todo lo que hace? ¿Cuáles son los beneficios y cuáles los precios a pagar? ¿Qué es lo que ocurrirá? ¿Nos es posible jugar a una suerte de sociedad Funes?  ¿Cuál fue el destino de Funes el memorioso?

O nuestros registros mentales serán sometidos a la higiene de hordas bárbaras que como neuronas muertas desconectarán la memoria colectiva para regresar al oblivion y después recordar, mucho tiempo ha, gracias al efecto benefactor del ADN (esa suerte de clonación natural, de vueltos al fin a la naturaleza), lo que la vida pensaba muerto y enterrado.

XXVIII

“And for the tender mother

Who dandled him to rest,

And for the wife who nurses

His baby at her breast,

And for the holy maidens

Who feed the eternal flame,

To save them from false Sextus

That wrought the deed of shame?

Anuncios

Acerca de Franco Cavagnaro Farfán

Novelista. He escrito la novela Huaquero http://bit.ly/1Y0CSxt y Me he puesto el traje aquel http://bit.ly/1Q2IpU3 Ambas ficciones forman mi Díptico del pasado.
Esta entrada fue publicada en Libros, cine y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s