La soledad no se enseña

Continuando con Studia Humanitas.

Por un lado, dejamos a la monja ficcional de Coetzee hablando del fin de las Humanidades y, por el otro, la filósofa Nussbaum pedía como un clamor que regresáramos a ellas porque las consecuencias serían terribles (si es que ya no lo son) para las nuevas generaciones.

¿Será posible revertirlo? ¿Realmente hay una intención de revertir esta situación? Y qué hay de aquellos últimos ¿amantes?, ¿exponentes?, ¿guardianes?, ¿detentores?, ¿elegiarcas?

Regresemos a Elizabeth Costello. Ahora la escritora escucha los murmullos de desaprobación de los catedráticos. Un humanista, indignado por el canto de cisne de su hermana, asegura que las Humanidades siguen siendo el núcleo de cualquier universidad. Costello piensa: Si le preguntaran cuál es la disciplina central hoy día en la universidad, ella diría que es ganar dinero.

harold-bloom-el-canon-occidental-envio-gratis-mdeo_MLU-O-16979560_9675

Otro acólito de los libros, Harold Bloom en su Conclusión elegiaca anunció: tengo muy poca confianza en que la educación literaria sobreviva a su enfermedad actual. Esto lo escribió más o menos en 1994, en El canon occidental, vaticinando algo que los años se han encargado de corroborar. En el 2002, que fue cuando leí el libro, Bloom me parecía uno de esos profesores enterrados en naftalina, ensimismados en sus lenguajes crípticos y académicos como los que me enseñaron las letras; lo parecía, sin embargo a Bloom cuando lo lees con detenimiento lo encuentras polémico, entretenido, no es fácil seguirlo por partes, en otras es claro, hasta divertido, pero sabes que estás leyendo a alguien que ha comprendido muy bien su gran materia literaria. Hoy sé que ese libro es fundamental:

Los departamentos de Inglés serán rebautizados como departamentos de Estudios Culturales, donde los cómics de Batman, los parques temáticos mormones, la televisión, las películas y el rock reemplazarán a Chaucer, Shakespeare, Milton, Wordsworth y Wallace Stevens. Las principales universidades y facultades que antaño fueron elitistas seguirán ofreciendo algunos cursos de Shakespeare, Milton y sus iguales, pero estos se impartirán en departamentos de tres o cuatro estudiosos, como los de los profesores de latín y griego.  Se trata de un fenómeno que tampoco hay que deplorar, solo un puñado de estudiantes accede a Yale con auténtica pasión por la lectura. No puedes enseñarle a alguien a amar la gran poesía sino llega ya con ese amor. ¿Cómo puedes enseñar la soledad? La verdadera lectura es una actividad solitaria, y no le enseña a nadie a ser mejor ciudadano. Quizá la época de la lectura -Aristocrática, Democrática, Caótica– llegó ahora a su término, y la renacida Era Teocrática sea casi por completo una cultura oral y visual.

harold bloom

Realista por donde lo mires. Y eso que el libro es de 1994, ¿qué diría de las redes sociales y el Internet? (Acabo de hacer el ejercicio solo por curiosidad :P Las dos primeras entradas de Harold Bloom en San Google.  Internet es un mar de muerte para la literatura.  Jajajaa :P Y la otra entrada es La libertad en EEUU es estar a solas con Dios. Ok. Bien hardcore: lo máximo). Además me encantó por su salvaje realismo:

No puedes enseñarle a alguien a amar la gran poesía sino llega ya con ese amor. ¿Cómo puedes enseñar la soledad? La verdadera lectura es una actividad solitaria, y no le enseña a nadie a ser mejor ciudadano.

Esa es la paradoja. Mucho del amor por las Humanidades es soledad, cuando no solipsismo, aunque el camino de Nussbaum, en general, parece bastante programable, transitable: enseñar el pensamiento crítico, la expresión correcta. Es algo relativamente sencillo. Pero ¿el amor y la soledad? Ya no podremos caminar de la mano con Chaucer, ni con Sir Thomas Malory ni quizá con Wallace Stevens, y si nos ponemos latinoamericanos Borges y Onetti, quizá ya sea indigesto Shakespeare o Dante (nunca para mí: ¡niente!) o el Yavhista.  Pero supongo que para hacer ese camino habrá que buscar en alguno que también lleve ese amor en la sangre, a quien no haya que enseñarle lo que es la soledad, sino que ésta anide ya en su espíritu. Quizá un espíritu y una sangre tan antigua como Dante.

DivineComedyFresco

No quiero caer en el lugar común de la educación alemana en 1939. Tampoco quiero caer en lo políticamente correcto. Quienes se dedican a esto, estamos tocados por el amor y la soledad, y leer y amar las Humanidades y el conocimiento de la Palabra no me va a ser mejor ciudadano. Tampoco creo que sea el objetivo, peor si tomamos en consideración los últimos intentos progresistas del mundo.

Si hacemos un juicio de valor entre la larga y gran tradición clásica y toda aquella que aspiró y aspira a ser parte de ella, por un lado, frente ¿a qué? ¿A Batman? jajajaja Frente al parque temático de DC Comic (¡C’mon baby!) Frente ¿a las series de televisión? ¿Frente a zombies? ¿Frente a la defensa de las banderitas multicolores y desfiles por los orgullos que deberían quedar encerrados entre cuatro paredes? ¿Frente a lo que sea que venga?

Será así, es así: es un hecho, pero aun existen los juicios de valor.

Felizmente tengo un juicio de valor.

Ciceron003

Ya para cerrar, quiero presentar la siguiente cita.

Dice Cicerón que todos los miembros de la especie humana son hombres, esto es, seres racionales, tanto varones cuanto varonas, pero no todos son humanos (humani); lo son únicamente los que han sido civilizados por los estudios propios de la cultura y que por eso mismo tienen humánitas, vale decir, perfeccionamiento espiritual y riqueza interior, desarrollo de las facultades o potencias del alma: entendimiento, voluntad y memoria. El tenedor o teniente de humánitas se caracteriza por su educación y cultura, por su ingenio, gracia y afabilidad.

Marco Aurelio Denegri dixit. Sí, perfecto, MAD incluso va más allá, alcanzar el grado de humánitas supone mucho esfuerzo y gran perseverancia. Por eso, los llamados hombres humanos escasean, y a contrario sensu, abundan los hombres sin desbastar ni pulir. A estos los llamaremos humanoides (el sufijo -oide siginifica “parecido a”).

Me pregunto cuánto sentido político también tiene ésta, al parecer, bien intencionada aseveración. Cicerón. El Imperio romano… Por algo era un imperio. Lo que dice Cicerón es también un modo de oponer la cultura romana frente a los bárbaros. Y todos los barbarismos luego de éste. Todos los otros, diferentes a lo romano, lo imperial. Y entran varias cosas ahí. Varios humanoides :P

Sin embargo, allí está lo clásico. No, mejor utilicemos otro concepto, lo clásico es muy solemne, demasiado elevado. Simplemente los objetos artísticos de las Humanidades (y dentro de ellas la literatura) que no están hechos con afán industrializado o de rentabilidad, productos de focus groups o de la mercadotecnia, aquellos que buscan la perfección artística, que son salidos desde el corazón, del alma, que necesitan de un receptor que también cree en su acto de recepción, porque comprende los signos que el otro enuncia y se regocija, entiende, disfruta. Todavía existen esos productos del alma. La facilidad y la inmediatez de nuestra época frente a la férrea línea del espíritu (a punto de ser olvidada y enterrada, quizá). El sentido espiritual de la última frente a la industrializada progresión del consumo y lo humanoide.

Batman-por-Marshall-Rogers

Anuncios

Acerca de Franco Cavagnaro Farfán

Novelista. He escrito la novela Huaquero http://bit.ly/1Y0CSxt y Me he puesto el traje aquel http://bit.ly/1Q2IpU3 Ambas ficciones forman mi Díptico del pasado.
Esta entrada fue publicada en Libros, cine y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s