Studia Humanitas


Imagen

Quiero comenzar con dos ideas que me ha estado rondando desde hace mucho y que se han presentado de diferentes formas en mis lecturas y pensamientos. Por un lado, la génesis y el futuro de las Humanidades y por otro el destino de sus prosélitos, determinados por el producto más sublime de esta ciencia: los libros.

Todo comenzó hace algunos años con la novela Elizabeth Costello (2003) de J. M. Coetzee.

Esta es una novela cuyo hilo conductor son las conferencias que brinda la prestigiosa y premiada escritora cuyo nombre da título al libro en universidades y hasta en un crucero (?). La novela apareció unos años después de Costas extrañas (2002), que es un libro que reúne una serie de conferencias dadas durante los años 1986 y 1999, no por Elizabeth (la escritora ficticia), sino por John Maxwell Coetzee, el escritor sudafricano, autor de ambos libros.

costas-extranas

La conferencia con la que abre Coetzee Costas extrañas, es ¿Qué es un clásico?, y para ello cita la conferencia homónima de T.S. Eliot, el gran poeta norteamericano.

Aquí una digresión: T. S. Eliot es también citado por Mario Vargas Llosa en su ensayo La civilización del espectáculo (2012), aunque no se trata de una conferencia. Notes Towards the Definition of Culture (1948).

Entonces tenemos a dos Premios Nobel (2003 y 2010) analizando a Eliot, citando a Eliot, para de algún modo hablarnos del pasado y también del futuro. Hablando no de la poesía de Eliot, o al menos no de un análisis concienzudo, sino citando al Eliot teórico o ensayístico. Desde este presente. Digamos los últimos 10 años. La pasada década. La década de los humanoides y los zombies y por qué no: la de los monstruos.

tumblr_mk2njfAaxO1qaekxxo1_1280

La forma que tiene Coetzee de expurgar (en su propia conferencia transformada en ensayo), y, de modo muy didáctico, exponer su posición, es muy parecida a la empleada por Elizabeth Costello, su personaje de ficción. Uno de los temas tratados es el papel de las Humanidades a través de la historia. ¿Génesis y Apocalipsis de las Letras? Algo así. Es extraño que sea este tema el que la hermana de Elizabeth trate y no ella misma, aunque más adelante deje en claro que está “casi” de acuerdo con su hermana, quien es una religiosa católica y misionera. Ella pergreña una diferencia entre las Humanidades y los estudios de lo DivinoStudia humanitatis vs. Studia divinitatis.

Las Humanidades no fueron creadas por la universidad (aclara) y cuando lo aceptó lo hizo de forma árida y estrecha de miras. Refiriéndose así a la erudición textual. Hasta el siglo XV, la erudición textual y las Humanidades son casi la misma cosa. El texto para el que fue inventada la erudición fue la Biblia. De ahí el aprendizaje del griego, luego el hebreo y otros lenguajes del Oriente Próximo, como un modo de alcanzar el cabal entendimiento de los textos sagrados. Es decir, la recuperación del texto verdadero y luego la traducción fiel de ese texto. Esto llevaba (de modo inevitable) a la comprensión verdadera de la matriz cultural e histórica de la que había emergido el texto. De ahí el nacimiento de las Humanidades como lo entendemos hoy: un mix de cultura, historia, lingüística y literatura.  Y esto pasa en el siglo XV en plena caída de Constantinopla, lo cual trae como consecuencia la llegada de los eruditos de Oriente a Italia con textos de autores de la antigüedad griega. Estos textos serían la llave para entender los textos del Nuevo Testamento, pero su estudio (como se entiende) se volvió un fin en sí mismo.

Lo que animaba a esos hombres era la búsqueda de la Palabra Verdadera, la palabra redentora. Es decir, a esa primera generación de Humanistas. Esa Palabra no se encuentra en los clásicos (asegura la misionera). Según considera ella, las studia humanitatis han tardado en morir, pero en el fin del Segundo milenio está en su lecho de muerte. Y su muerte debería ser más amarga todavía, diría yo, porque ha tenido lugar a manos del monstruo entronado inicialmente por esos mismos estudios y el principio motor del universo: el monstruo de la razón, la razón mecánica.

goya_reason_crop

Tres cosas aquí. Uno: El origen. Dos: el fin de las Humanidades. Tres: la misionera está denunciando a las Humanidades por haberse alejado de la Palabra. Por ese pecado, se condenó a su progresiva desaparición final por el virus de la razón en su versión utilitaria, el cientificismo, la rentabilidad, el poder en manos de los mercenarios: el monstruo de Goya, en verdad. En principio hablamos de un objetivo espiritual, eso está en la génesis de las Humanidades. ¿Qué fue lo que rompió esta supuesta armonía? Bueno Ernesto Sábato (sí, ya que hablamos de grandes ensayos, Hombres y Engranajes (1951) es uno de polentas) responde.

Tal como Bardiaeff advirtió, el Renacimiento se produjo mediante tres paradojas:

1) Fue un movimiento individualista que terminó en la masificación.
2) Fue un movimiento naturalista que terminó en la máquina.
3) Fue un movimiento humanista que terminó en la deshumanización.

Que no son sino aspectos de una sola y gigantesca paradoja: la deshumanización de la humanidad.

not-profit-why-democracy-needs-humanities_1_572039.jpg

Martha C. Nussbaum en su libro Not for profit. Why democracy needs the Humanities (2010) destaca la importancia de lo humano frente al omnipotente mundo de lo utilitario: se están produciendo cambios drásticos en aquello que las sociedades democráticas enseñan a sus generaciones jóvenes, cambios que aún no han sido sometidos a un análisis profundo. Sedientos de dinero, los estados nacionales y sus sistemas de educación están descartando, sin advertirlo, el cultivo de ciertas aptitudes humanas. Si esta tendencia se prolonga, las naciones de todo el mundo en breve producirán generaciones enteras de maquinarias utilitarias, en lugar de ciudadanos cabales con capacidad para pensar por sí mismos.

machineman

Las disciplinas humanísticas como sus valores han perdido terreno en las currículas de estudio como en la mente y el corazón de padres e hijos. Es más, aquello que podríamos describir como el aspecto humanístico de las ciencias; es decir: el aspecto relacionado con la imaginación, la creatividad, la rigurosidad y el pensamiento crítico, también pierden espacio… para fomentar las capacidades utilitarias y prácticas, aptas para generar ganancias. El modelo puesto por Nussbaum es Sócrates, quien se caracterizó por su capacidad argumentativa y el autoexamen, el cual entra en colisión con el criterio final que rige la vida política: la rentabilidad. En ese mundo, lo demasiado cuestionador es visto como peligroso.

Nussbaum propone la enseñanza de las materias humanísticas, para formar ciudadanos con juicio crítico, que sepan argumentar oral y escrituralmente. Otra capacidad que necesita un ciudadano hoy es lo que la autora denomina imaginación narrativa: la capacidad de pensar cómo sería estar en el lugar de otra persona, de interpretar con inteligencia su relato y entender sus sentimientos, deseos y expectativas.

Nussbaum nos ofrece un aporte interesante, aunque la fe total en las Humanidades también es un paradoja. Pero de que es un camino mucho mejor que el actual, yo creo que sí. Las nuevas Humanidades deberían ser una suma de las antiguas Humanidades y la  razón mecánica y utilitaria. El corazón debe estar lleno de humánitas.

(To be continued…)

Anuncios

Acerca de Franco Cavagnaro Farfán

Novelista. He escrito la novela Huaquero http://bit.ly/1Y0CSxt y Me he puesto el traje aquel http://bit.ly/1Q2IpU3 Ambas ficciones forman mi Díptico del pasado.
Esta entrada fue publicada en Libros, cine y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s