Burla y farsa en la vida de Adolf Hitler

url

Me he demorado poco más de un año para hablar de esta novela. A quien se atreva que la lea. El castillo en el bosque es lo que dije en mi post anterior: una farsa sangrienta. Una mácula supurante.

El libro definitivo (el libro anterior a su muerte) de uno de los más polémicos escritores gringos de todos los tiempos. Emblemático que sea precisamente el último de sus libros el que parezca seducido por el tema esotérico. Hablar de la primera infancia de Hitler ha sido una excusa. El más bravucón de todos los escritores saca buenos ganchos: confunde, reduce las posturas a solo dos. Tú eliges: demonios vs. Ángeles. Pero en el camino supura ironía, se burla, transgrede, revela, ilumina.

Aterroriza.

url

¿Esta es una reducción pertinente? Como en ese gran libro de la tradición inglesa, del cual de alguna forma es deudor (El paraíso perdido de John Milton, solo que con la confusión y alevosía que tienen estos años), Mailer trata de mistificar la ascendencia del más terrorífico de los políticos (carnicero sería mejor) del siglo XX: Adolf Hitler.

url

 

Incesto, crimen y demonios. En suma, el mal. Un cocktail bien aceitado para explicar la ascendencia de este pequeñuelo que solía cagarse en los pantalones y jugar con sus excrementos. Hijo de una mujer devota. Hijo de un padre mujeriego y seducido por el poder de su puesto burocrático. Visto por Mailer más bien como un Tristam Shandy del mal: vamos a saber todo sobre él, quienes fueron sus padres y las fuerzas que lo rodearon, incluso sus manías de infante, pero nada de la carnicería que desató.

Sí, el Tristam Shandy demoniaco.

url

Al mismo tiempo hay un asunto de forma en esta novela (pero oh hete aquí que no, no es de forma, en realidad es el meollo de todo). ¿Quién habla a través de ella? Un asunto que se resuelve en las primeras 50 páginas (vamos que es solo una ficción, en el plano ficticio) pero ¿realmente se resuelve? ¿Quién ha escrito esta novela terrorífica? Pregunto. Yo no me engaño, que no ha sido un viejito puñetas llamado Norman Mailer. Esta burla, este chiste, esta ironía sangrienta. Y al mismo tiempo, algo tan falso y malvado, ¿qué significa? Es ésta acaso ¿una novela realista? Un naturalismo sin cientificismo ni Darwin. Pura Escolástica dicha por un payaso. ¡Oh Naphta sálvanos!

Aquí algunos subrayados míos:

Devoción vs. Nihilismo:

El miedo intenso de un pecador tiene que manifestarse por uno de estos dos extremos: devoción absoluta a la práctica religiosa. O nihilismo.

Genética vs. Destino:

Desde el principio de nuestra vida en la tierra, los humanos hemos pretendido elevarnos hasta las alturas invisibles que se extienden delante. Por supuesto, hay impedimentos a una meta tan grande. Los más excepcionales de nuestros genes tienen que superar las privaciones, humillaciones y tragedias de la vida, ya que se transmiten de padres a hijos, generación tras generación. Les diría que los grandes dirigentes rara vez son el fruto de una madre y un padre. Es más probable que el caudillo excepcional sea el que ha conseguido romper los vínculos que sujetaron a diez generaciones frustradas que no pudieron expresar la Visión en sus vidas, pero la legaron a sus genes.

Incesto:

Tengo la convicción de que en el mundo de espíritus sobrenaturales que nos rodean, hay muchos elementos que con razón llamamos malignos. Es incluso posible que el peor de esos espíritus congregue una presencia a la que en otro tiempo nombrábamos Satanás. Esta encarnación, si existiera, sin duda prestaría una gran atención a los hijos del incesto de un grado muy próximo. Pues, en verdad, ¿cómo un maligno semejante podría no afanarse en deformar las posibilidades excepcionales resultantes de la duplicación de genes divinos? Tanto más poder para Herr Hitler, entonces. Yo afirmaría que ha sido realmente capaz de mantenerse firme con la Visión frente al propio diablo.

Amor maternal:

Un amor maternal excesivo es casi tan prometedor para nosotros como una falta de amor materno. Estamos programados para detectar excesos de todo tipo, buenos o malos, amorosos u odiosos, demasiado de algo o demasiado poco. Cada exageración de un sentimiento sincero sirve a nuestros propósitos.

Amor maternal 2:

De modo que el Señor respeta el amor materno incluso cuando es absorbente. Así pues, no es extraño que muchos artistas, monstruos, genios, asesinos y algún que otro salvador haya llegado hasta la madurez porque Dios decide no eliminarlos.

Buena prosa:

Aunque estas huestes guerreras no serán desconocidas para quien haya leído El paraíso perdido, quiero señalar que muchos de nosotros somos muy versados en clásicos literarios. No puedo hablar por los ángeles, pero los demonios tenemos la obligación de admirar la buena prosa.

Cibertecnología:

Si bien estuve varios años sin que me asignaran exclusivamente a Adolf Hitler, siempre lo tuve en mi perspectiva general. Por tanto, estoy en condiciones de escribir sobre su infancia con una confianza que no poseería ningún biógrafo convencional. En realidad, debe de ser evidente a estas alturas que no hay una clasificación clara para este libro. Es más que unas memorias y sin duda debe ser muy curioso como biografía, puesto que es tan privilegiado como una novela. Poseo la libertad de entrar en muchas mentes. Hasta podría decir que especificar el género carece de verdadera importancia, porque mi preocupación mayor no es la forma literaria, sino mi miedo a las consecuencias. Tengo que realizar esta tarea sin llamar la atención del Maestro. Y esto sólo es posible porque en la Norteamérica actual está más acostumbrado a la electrónica que a la imprenta. El Maestro ha seguido el progreso humano en las cibertecnologías mucho más de cerca que el Señor.

Escribir en papel:

Así que he decidido escribir en papel: lo cual ofrece una pequeña protección. Mis palabras no pueden asimilarse tan deprisa. (Hasta el papel procesado contiene un atisbo ineluctable de la ternura que Dios puso en Sus árboles.)

Amor maternal 3:

Algunos de nuestros demonios menores, que pasaron por Braunau de noche, informaron de que las oraciones de Klara eran más sentidas que las de cualquier otra joven madre de las cercanías. Los demonios, obviamente, no sienten el menor afecto por algo sentimental, y no digamos por algo sentido, pero a uno o dos les impresionó. La plegaria de Klara era tan pura: «Oh, Señor, toma mi vida si sirve para salvar la suya.» Otras mujeres, más prácticas, se quejaban a Dios de las cosas que les faltaban. Las más codiciosas siempre estaban pidiendo una casa mejor. Las estúpidas anhelaban un amante sorprendentemente bueno, «sí, Señor, si lo permites». Rara era la golosina por la que no suspirasen. Las oraciones de Klara, en cambio, ansiaban para su hijo una larga vida.

La edad de los zopencos:

Por otra parte, nuestro Maestro denomina «la edad de los zopencos» los cinco años siguientes. «Están conociendo el mundo en su forma básica: los años escolares: casi todos ellos se precipitan hacia la costumbre, la rutina y la estupidez como las formas inmediatas de aislamiento protector.»

Sentimientos devotos:

La necesidad nos ha forzado a ser hábiles suplantando a ángeles. Hasta un adulto, al percibir nuestra efusión de amor, tiende a creer que es auténtica. Sospecho que Kierkegaard tenía esto mismo en mente cuando recomendó a la gente que desconfiase de los sentimientos muy devotos, porque no podían saber de qué fuente procedían. Quizás estuvieran trabajando para Satanás.

Primavera:

Johann Nepomuk solía decir: «La primavera es la estación más traicionera.»

El Amor:

El Maestro albergaba sus dudas. A mí me comentó: «El Dummkopf Se presenta como el todopoderoso avatar del amor. Él es el amor y los que Le aman están llenos de amor, y el amor mismo resolverá todos los problemas humanos. Con esta pomada tóxica, no sólo embauca a tres cuartas partes de la humanidad, sino que Se engaña a Sí mismo. Nadie cree en el amor tanto como el Dummkopf.» ¿Esto explicaría el gran número de Cachiporras aquí? ¿Se había refugiado Dios en la hipótesis medieval de que la monarquía constituía el mejor soporte de la sociedad? ¿De verdad suponía que si un rey joven y guapo y una reina joven y atractiva seguían majestuosamente enamorados y estaban plenamente entregados a la creencia en la bondad Divina, entonces Él, Dios, caramba, avalaría un audaz experimento? ¿Saldría mejor que algunos de Sus otros designios? Las monarquías anteriores habían estado notablemente desprovistas de amor entre sus titulares. Me sentí aliviado. Ahora tenía una premisa. El D. K. ya no estaba en plena posesión de Sus facultades. ¿Sería esto verdad o era falso? En todo caso, ¿cómo considerar senil al Señor?

Control:

Muy consciente de esto, el Maestro censuraba el autobombo. Nos comunicó que los demonios no debían felicitarse de los terrores que provocaban con las pesadillas. «Los sueños son evanescentes», nos dijo. «El control de los sucesos corresponde al día.»

Religión y sociedad:

Pronto descubrió que estaba tratando con un estamento que tenía una actitud especial en estas cuestiones. Si bien parecían sentir cierta aversión por la beatería indecorosa, aun así iban a la iglesia. Si Alois hubiera sido mi cliente, le habría alertado. Ser en privado superior a la religión es un privilegio de las clases altas, pero ellas consideran que la asistencia a la iglesia es la base para mantener el orden social de la gente ordinaria.

EE.UU.:

El Maestro acababa de relevarme de servicio. —Por ahora, apáñatelas —dijo—. Voy a trasladar nuestras operaciones a Estados Unidos y te llamaré en cuanto haya tomado algunas decisiones respecto a lo que vayamos a hacer allí.

 

Nada más que agregar, reiría si pudiera.

 Algo raro está sucediendo en el mundo.

Anuncios

Acerca de Franco Cavagnaro Farfán

Novelista. He escrito la novela Huaquero http://bit.ly/1Y0CSxt y Me he puesto el traje aquel http://bit.ly/1Q2IpU3 Ambas ficciones forman mi Díptico del pasado.
Esta entrada fue publicada en Libros, cine y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s